Posiblemente la villa de Alfaro sea conocida en toda España por la colonia de 500 cigüeñas que habitan en los 120 nidos ubicados en el municipio, la mayoría de ellos aferrados a las torres y campanarios de la Colegiata de San Miguel Arcángel.

Este edificio, construido entre los siglos XVI y XVII, fue declarado Monumento Nacional en el año 1976. Si bien el interior cuenta con obras de arte de mucho valor, tallas antiquísimas, retablos sorprendentes y esculturas de gran importancia, es el exterior el que se lleva todas las miradas de visitantes y vecinos: el atardecer es el mejor momento para alzar la mirada y admirar de un espectáculo único. Cientos de cigüeñas sobrevuelan los tejados de la colegiata mientras disfrutan de la amalgama de colores naranjas que tiñen el cielo alfareño. Se trata de la colonia urbana de cigüeña blanca más grande del mundo ubicada en un solo edificio, por lo que la experiencia de verlas y escuchar su inconfundible sonido es única.

La Reserva Natural de los Sotos del Ebro es una zona protegida por bosques de ribera: sauces, álamos, chopos, fresnos, olmos… La diversidad de fauna es increíble, pudiendo encontrar 13 especies distintas de peces, 20 de anfibios y reptiles, 172 especies de aves y 28 de mamíferos.

Uno de los legados romanos que se esconden en Alfaro es el Ninfeo romano. Se trata de una fuente romana del siglo I, que formaba parte de un conjunto hidráulico que se componía de presa y puente.

alfaro-ciguenas-entorno-bardeneras
alfaro-ciguenas-entorno-bardeneras2