La localidad de Valtierra está situada al abrigo de una serie de cabezos y peñas que han sido horadadas. Dentro de estas montañas se escavaron cientos de cuevas que sirvieron de vivienda a multitud de familias de Valtierra.
Aunque el origen de esta tradición es más remoto, fue en el siglo XIX cuando se extendió a un porcentaje muy amplio de la población de Valtierra. Debido a la humildad de las gentes y a los bajos ingresos de la época, las familias veían como única posibilidad habitar en las entrañas de la tierra. Así pues, en la década de los años 30 del pasado siglo, eran 180 cuevas las que se utilizaban en Valtierra como vivienda habitual, contando con un total de 2.600 moradores.
La metodología para excavar las cuevas era muy rudimentaria. Se utilizaban picos y palas, y el agua era más que necesaria para reblandecer el terreno. Las habitaciones iban siendo excavadas según las necesidades de la familia, por lo que la cueva se ampliaba con la llegada de un nuevo miembro al núcleo familiar.
A principios de la década de los años 60 se construyen las viviendas de protección oficial y se prohíbe habitar las cuevas. A partir de ese momento estas cavidades tendrán únicamente uso como trastero, granero o almacén. En otras localidades riberas (Arguedas, Caparroso..etc) se dinamitaron las cuevas o sus accesos, para evitar que siguieran habitadas, siendo Valtierra la única localidad en la que se consiguió evitar su demolición.

valtierra-iglesia-retablo
valtierra-visitar-torraza-bardenas

En la década de los años 90, y tras varias décadas de abandono, comienzan a rehabilitarse las primeras cuevas con fines turísticos. En la actualidad existen 9 cuevas reconvertidas en alojamientos rurales con encanto, y algunas de ellas también han sido regeneradas para ser utilizadas como segunda residencia por familias de las provincias limítrofes. En la actualidad, las cuevas están totalmente equipadas y acondicionadas, habiendo sido adaptadas a las comodidades y necesidades del siglo XXI. Debido a su tranquilidad, silencio y a la temperatura constante de entre 18ºC – 20ºC, son el mejor entorno en el que disfrutar de un fin de semana de turismo rural, naturaleza, aventura y relax.