Buenos días amigos Bardeneros!

El post que os traemos hoy, es parte una reflexión que venimos haciendo desde hace algún tiempo y tiene que ver con la mezcla de dos palabras que en un principio son antagónicas: viajes y niños.

Cuando se es joven y libre de responsabilidades, uno puede ir hasta donde su cartera se lo permita, pero cuando ya se tiene familia, las cosas se van complicando. En primer lugar, porque la energía a la hora de organizar un viaje no es la misma y las opciones de alojamiento para familias se reducen.

Viajar con niños

Lo que antes podía organizarse en un periquete con ganas y un puñado de amigos, ahora supone una gran montaña para cualquiera que sea padre. La odisea se reduce básicamente a estos puntos:

1- Preparar el destino es el primero de los problemas, ya que tiene que ser 100% adecuado para tus hijos y los planes que se vayan a realizar en él una vez llegues, deben incluir a los niños también. No siempre es fácil encontrar opciones que contemplen familias con niños y actividades para que todos puedan disfrutar.

2- Buscar un alojamiento adecuado para todos, que no suponga un ahogo económico y que no sea un desastre, es otra de las tareas que se convierten en misión imposible. Las opciones mas económicas suelen ser directamente inviables y las que se adaptan a las condiciones mínimas, se suben a la parra con los precios.

3- Las actividades para niños en el destino elegido son reducidas o no son las mas apropiadas para ellos. Si a este punto se le añade que se quiere aprovechar el tiempo lo mejor posible, la presión por realizar “algo interesante para todos” durante ese tiempo, incrementa hasta niveles insoportables.

Esta es la receta para que pienses que no merece la pena invertir ni un segundo de tu tiempo en la posibilidad de viajar con los trastos y con la familia.

¡Pues amigo, nada mas lejos de la realidad!

Aunque te suene un poco raro viajar con la familia puede ser una de las cosas mas maravillosas que hay. Pasar tiempo todos juntos haciendo actividades, compartiendo momentos, risas y almacenando recuerdos para el futuro, es un plan obligado que debes tener al menos una vez al año. ¡Nada mejor que vivir experiencias nuevas y diferentes con los tuyos!

Nosotros en Bardeneras somos especialistas en este tipo de experiencias. Nos encanta recibir familias de todos los rincones de Europa que vienen a conocer Las Bardenas con sus hijos. Porque en Bardeneras todos estos problemas que hemos descrito antes, que a priori puedes sentir a la hora de preparar un viaje con tu familia, se solucionan de un plumazo:

1- El destino es mas que perfecto: La Ribera de Navarra. Naturaleza, Cultura, Gastronomía… ¿Qué mas puedes pedir? Bardeneras, está en el corazón de la Ribera de Navarra, cerca de todo lo que puedas necesitar. Echa un vistazo a este mapa.

2- Nuestras cuevas son apartamentos adecuados para toda la familia. ¿Dormir en una cueva con tus hijos no te parece una excusa suficiente como para preparar una escapada de fin de semana con ellos? Seguro que se lo pasan de maravilla. Ah! Y los precios… hemos pensado en todo para que no te lo pienses.

3- ¿Actividades para hacer con niños? Nosotros somos especialistas en vacaciones familiares y de grupos de diferentes edades ¿Qué me dices de tener al lado SendaViva, el parque de atracciones de la Naturaleza? Pregúntanos, y te asesoraremos que hacer con niños durante los días que estés en Bardeneras. ¡Actividades no nos faltan durante todo el año!

Así que ya sabes, si lo que estás pensando es en un plan con niños… no tengas dudas: ¡Cuevas Bardeneras es la solución a tus quebraderos de cabeza! Convierte tus vacaciones con la familia en unos días inolvidables junto a nosotros.

Te ayudaremos a programar con éxito tus escapadas con hijos.