El Castillo de Olite, corte de los Reyes Navarros hasta la reconquista de Navarra en el año 1512, fue uno de los castillos medievales más lujosos de Europa. En la época medieval, el castillo era un caprichoso palacio real que contaba con ricas y abundantes decoraciones, exóticos jardines e incluso un zoológico.

Declarado Monumento Nacional en el año 1925, está considerado como uno de los conjuntos civiles góticos más interesantes de Europa.

El castillo de Olite está dividido en dos partes: el Palacio Viejo y el Palacio Nuevo. El conocido como Palacio Viejo fue edificado sobre los restos de una antigua fortaleza romana. Durante los siglos XIII-XIV sufrió diversas transformaciones para adquirir su aspecto actual. Hoy en día acoge el Parador Nacional de Turismo “Príncipe de Viana”.

castillo-de-olite-entorno-bardeneras1
castillo-de-olite-entorno-bardeneras

En el siglo XV se construyó el conocido como Palacio Nuevo, en estilo gótico civil francés. En el año 1813 quedó destruido por un espectacular incendio, y en 1937 se acometió la cuidada restauración que le dio su aspecto actual. Puede visitarse por libre o en una visita guiada junto a otros dos edificios anexos: la iglesia gótica de Santa María y la iglesia románica de San Pedro.

Las murallas que se encuentran anexas al castillo son el recinto amurallado romano más completo y mejor conservado de Navarra. Junto a las murallas se celebra cada verano el Festival de Teatro Clásico de Olite, otro plan al que no podrán faltar los aficionados a la cultura y al primer arte. Por si todo eso fuera poco, el municipio de Olite esconde otras joyas, por lo que merece la pena callejear sin prisa por sus rúas, sin dejar de mirar hacia arriba para deleitarse con los detalles que guardan sus palacios y edificaciones. Además, el Museo del Vino de Navarra tiene su sede en Olite, por lo que se puede completar el día visitando el museo y alguna bodega de las que se ubican en la zona.

castillo-de-olite-entorno-bardeneras2
castillo-de-olite-entorno-bardeneras3